sábado, 29 de noviembre de 2014

EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE

Profeta Ana Mendez

Entonces el verbo, el hijo del Dios viviente, decidió humillarse hasta lo sumo y venir en forma de hombre: 
«Y aquel verbo se hizo carne, hizo su tabernáculo de carne y vivió entre nosotros. Y vimos su gloria como sólo puede recibir el unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad.» -JUAN 1.14, BAVI.
• Hizo de carne su tabernáculo, para que la carne recibiera la gloria del Padre.
• Hizo de carne su morada, para que la carne fuera morada de su Espíritu.
• Hizo de carne su habitación, para que la carne recibiera el poder del Omnipotente. Para que la vida pudiera manifestarse en la carne. Para que la vida absorbiese lo mortal y la revistiera de inmortalidad.

EL PODER....

Profeta Ana Mendez
 «El poder no lo tiene...
ni el cáncer,
ni el adulterio,
ni las drogas
ni el diablo.
    ¡El poder lo tiene Dios!»

LAS JERARQUÍAS DEMONÍACAS



Si bien consultando todo tipo de bibliografía al respecto, tendríamos que aclarar que no existen definiciones tajantes o unánimes con relación a las jerarquías del reino de Satanás, de todos modos transcribiremos aquellas que nos han parecido más entendibles.

PRINCIPADOS: 

Parece ser el primero en rango político o de poder. El “príncipe” es el que reina o gobierna teniendo la preeminencia. Son seres de vastas extensiones, de influencia dentro del reino satánico. Se los conoce también como “espíritus territoriales”. En Daniel 10:12-22, se nos habla del “príncipe de Persia”. Muestran que Satanás no accede al planeta ni despliega sus tropas al azar, sino de acuerdo con su propio mapa del mundo.

Están muy bien organizados y con plan de batalla que ejecutan puntillosamente para cada zona

HAY GUERRA CONTRA LA IGLESIA



(Mateo 16: 18)= Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.



Si hay un versículo bíblico que ha sido utilizado en contra de los intereses del Reino de Dios y sus integrantes, ese versículo ha sido este. Porque a favor de lo que se lee, se ha enseñado que con el simple hecho de ser miembro de una iglesia evangélica, ya Satanás no puede tocarnos. Y créame mi amigo y hermano, no es así. Todos lo sabemos.



¿Entonces este verso dice algo falso? ¡No! La Biblia no dice nada que no sea estricta verdad. ¿Y entonces? Entonces, lo que dice el versículo, es que las puertas del Hades, que es abismo, que es infierno, no prevalecen en contra de la iglesia, no de cualquier congregación que dice llamarse “iglesia” y por allí anda en cualquier cosa, esoterismo u ocultismo incluidos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...