lunes, 18 de octubre de 2010

CAMINAR EN EL ESPIRITU

Dr. Ana Mendez Ferrel
 En el intenso camino de oración buscando las llaves para contribuir en llevar a la iglesia a su verdadero estado de gloria y de liberación, Dios me mostró que muy poco de su pueblo entiende lo que es caminar por el Espíritu. Esta forma de conducirse, no es ir a la iglesia todos los domingos o todos los días, ni tampoco es saberse la Biblia de memoria, ni tampoco es un servicio sistemático en la organización de la iglesia.
Caminar en el Espíritu tiene que ver con desarrollar cada área de nuestro ser espiritual. Es un caminar sobrenatural y totalmente guiado por el Espíritu de Dios, es la manifestación visible de Cristo en nosotros y la total destrucción del cuerpo de pecado que es la iniquidad.
NO ES LA VOLUNTAD DEL HOMBRE LA QUE DESTRUYE LAS OBRAS DE LA CARNE SINO EL ESPÍRITU DE DIOS.
Es la simiente de Dios trayendo muerte a la simiente diabólica en la carne. Esto solo se logra entendiendo la vida del Espíritu, y pasando tiempo en intimidad con Dios. La carne se disfraza de espiritualidad trayendo  hacia sí terribles espíritus de religiosidad. La religión subyuga la carne, la doblega, tratando con hábitos externos, dándole apariencia de piedad, pero negando la eficacia de la misma.
La religión no puede por medio de sus normas y legalismos tratar con la parte interna del ser, donde radica la iniquidad. Esto solo puede ser hecho por medio del Espíritu, adecuando nuestro espíritu al de Dios. Al hombre religioso le agrada HACER cosas aparentemente piadosas; pero lo que es del espíritu no tiene que ver con el hacer, sino con el SER.
Tenemos que entender que todo lo que no es originado día a día en el cielo y traído a nosotros por el Espíritu Santo de Dios, tiene su origen en la carne y su fin es muerte. Se puede orar en la carne, oraciones mentales, peticiones llenas de llanto pero que carecen de fe. Se puede leer la Biblia en la carne, consiguiendo tan sólo, no la revelación, sino las ataduras a la letra. Se Puede adorar, cantando tan solo con la boca y sin ningún objetivo de alcanzarlo a El, tan solo para llenar un tiempo del servicio, mientras los corazones están disipados en otros pensamientos. Estos son lazos de iniquidad que no permiten un desarrollo eficaz del espíritu.
Extraido del Libro "La Iniquidad"

LA INIQUIDAD

Dr. Ana Mendez Ferrell
¿QUÉ ES?
Etimológicamente esta palabra quiere decir, "Lo torcido", de hecho es lo que se tuerce del camino recto y perfecto de Dios. El origen de la iniquidad se encuentra en la caída de Luzbel. Surge en el momento en que este arcángel lleno de belleza y perfección le da cabida a un pensamiento que se desalinea de Dios. Y empieza a creer en algo diferente y opuesto a la justicia Divina. Ahora bien de la misma que la fe es "la sustancia de lo que se cree", es el poder que activa el mundo invisible de los cielos, este pensamiento torcido dentro del corazón del arcángel va también a producir una sustancia espiritual, que es el origen de la maldad.

"Perfecto eras en todos tus cammos desde el día en que fuiste creado, 
hasta que se halló en ti maldad". Y luego dice: "Con la multitud 
de tus maldades y con lainiquidad de tus contrataciones 
profanaste tu santuario"
Ezequiel 28:15 y 18

Estas dos palabras que muchas veces se usan al azar son determinantes para entender la raíz de la gran mayoría de los problemas que nos suceden. La maldad es la semilla diabólica de donde todo el mal se origina. Esta es transmitida al hombre desde su nacimiento y va a impregnar el corazón de pensamientos e intenciones que se oponen a la justicia, a la verdad, al amor y a todo lo que Dios es. La iniquidad es la suma de todos estos pensamientos torcidos, o la suma maldad del hombre.
La iniquidad va a impregnar el espíritu del ser humano en el instante en que es concebido el embrión. Es en este momento que toda la información, o herencia espiritual de maldad en la persona se va a establecer en ella.
La iniquidad es como un cordón espiritual, por definirlo de alguna manera, a donde se van grabado todos los pecados del hombre y lo que será su herencia a la siguiente generación. Es donde queda esculpido todo el legado torcido y pecaminoso, que le entregará un hombre a sus hijos. Estos a su vez, lo torcerán aún más con sus propios pecados, y lo entregarán como una estafeta de maldición a la subsiguiente generación.
 
"El pecado de Judá está escrito con cincel de hierro y
con punta de diamante, esculpido está en la tabla de su corazón"
Jeremías 17:1
La iniquidad es lo que la Biblia llama el cuerpo de pecado. Al avanzar en estas líneas veremos como la iniquidad ha formado parte del cuerpo espiritual dentro del hombre y esta va a afectar su comportamiento, la estructura de sus pensamientos y aún el estado de salud del cuerpo físico.
El cuerpo de pecado se origina en el espíritu e invade el alma y el cuerpo, como un lodo que lo ensucia todo.
La iniquidad está intrínsicamente ligada al mundo espiritual de las tinieblas y es ahí a donde el diablo engarza las maldiciones que vienen de nuestros antepasados. Es en esta misma área donde se arraigan las bases legales de enfermedad que se transfieren de padres a hijos, a nietos. Es donde se encuentra la legalidad de Satanás para robarnos y oprimirnos y lo que va a ser un constante obstáculo para recibir la plenitud de las bendiciones de Dios.
Esta es la principal puerta que tiene el imperio del diablo sobre la vida del ser humano, creyente o incrédulo. Es a través de la iniquidad que el maligno va permear el corazón del hombre, para poner en él todo tipo de deseos perversos y pecaminosos. A esto se le llama concupiscencia. La herencia de pecado ha sido trasmitida y ahora va a corromper el alma para que ésta empiece a desear hacer el mal. Será una fuerza irresistible en muchos casos que arrastrará a personas aparentemente buenas a cometer pecados abominables.
Es por eso que hijos de alcohólicos, llegada cierta edad empiezan a tener un deseo incontrolable de beber. Y a veces son hijos de cristianos o de pastores que sin razón alguna empiezan a desarrollar estas inclinaciones pecaminosas. La razón de esto es que no se ha tratado con la iniquidad.
Extraido del Libro "La Iniquidad"

RESISTIENDO AL DIABLO

Santiago 4:7 dice: "Resistid al diablo, y huirá de vosotros." He aquí como puedes resistir al diablo y verte diariamente li...