miércoles, 25 de diciembre de 2013

EL PODER DE LA LENGUA

Varias de las cosas que menciona Pablo en Efesios 4, que están conectadas con la vieja naturaleza la deshonestidad, la mentira, la ira, la amargura, las palabras corrompidas, el  enojo, la disensión, la gritería y la difamación tienen que ver con lo que hablamos. No cometa el error de pensar que sus palabras no son tan graves como sus acciones. Proverbios 18:21 afirma claramente: “La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos”. Recuerde, no luchamos contra armas carnales del enemigo (2 Corintios 10:4). Cuando usamos las armas carnales, le estamos dando poder al diablo. Cuando nos enojamos con alguien, cuando nos sentimos provocados a ira, ¿tenemos autocontrol o simplemente nos dejamos llevar? El amor no se irrita (1 Corintios 13:5). 

El enemigo espera que perdamos el control, porque esa es una decisión de nuestra alma que le da poder.

LA ARMADURA DE LA ORACION

En el último capítulo de Efesios, Pablo nos instruye acerca de que necesitamos ir a orar por otros como si estuviéramos entrando en una batalla. Tenemos que vestirnos con la armadura de la fe. Nos dice: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes” (Efesios 6:10–11, 13).

Luego continúa describiendo cada uno de los componentes de esa armadura:

ORACION DE FE POR SUS HIJOS

Señor, que nuestros hijos se apresuren y que sus destructores se aparten de sus vidas. Gracias por tu promesa de hacer que las naciones devuelvan a nuestros hijos e hijas a los brazos de Jerusalén (la iglesia). Ningún arma forjada contra mis hijos prosperará, y refutaré toda lengua que les acuse, porque esta es su herencia y vindicación del Señor. Que edifiquen los lugares desolados y permíteme levantar los cimientos de muchas generaciones. Permíteme ser un reparador de portillos y restaurador de viviendas en ruinas para que habiten mis hijos. Señor, confío en ti. Que mis hijos sean como un árbol plantado junto a aguas que echan raíces junto al río, para que nunca teman cuando llegue el calor. Que sus hojas sean verdes, y se mantengan libres de preocupaciones en los años de sequía, para que nunca dejen de dar buen fruto, amén.

John Eckhardt, Oraciones que revelan el cielo en la tierra.

CREYENTES ATORMENTADOS

En Mateo 15, Cristo salió del circuito de su ministerio para dirigirse a dos ciudades costeñas en el norte: Tiro y Sidón, ubicadas en las cercanías del Líbano, un área gentil fuertemente pagana. A pesar de ello, se topó con una mujer cananea que parecía haber escuchado del ministerio de Cristo, pues lo llamó “hijo de David”, una frase que los judíos devotos asociaban con el Mesías, quien descendería del linaje de la tribu del rey David. Su petición no era para ella, sino para su hija, quien estaba siendo “atormentada por un demonio”.

“Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio”. (Mateo 15:22).

En el Nuevo Testamento se usan tres palabras para identificar la obra del diablo o de los demonios en las vidas de las personas.

RESISTIENDO AL DIABLO

Santiago 4:7 dice: "Resistid al diablo, y huirá de vosotros." He aquí como puedes resistir al diablo y verte diariamente li...