lunes, 23 de julio de 2012

LA ORACIÓN DEL JUSTO


La condición del corazón es un aspecto importante de la oración contestada. Es la oración sincera hecha de corazón la que permite que el poder de Dios esté disponible. Santiago 5:16 dice que la oración ferviente que proviene del corazón sincero de una persona justa tiene un gran poder dinámico en su actuación. Santiago anima los creyentes mediante el ejemplo de Elías, que fue un hombre sujeto a las mismas pasiones que cualquier hombre, y sin embargo su oración cerró los cielos: “Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto” (vv. 17-18).

miércoles, 18 de julio de 2012

LAS PRUEBAS, UN ENFOQUE VERDADERO


1- Las pruebas son los peldaños que nos permiten ascender a la excelencia del propósito de Dios para nuestras vidas. Dios tiene un propósito para cada uno de los que somos de él. Dios anhela que cumplamos con ese propósito. Dios usa las pruebas para ayudarnos a cumplir con su propósito.

2- Las pruebas son la manera para tener un conocimiento más profundo de Dios. Eso fue lo que experimentó Job. Este hombre no era una mala persona, todo lo contrario. Lea en la Biblia sobre él.

3- Las pruebas son las herramientas que utiliza Dios para perfeccionar nuestro carácter; la paciencia, la capacidad de soportar adversidad sin desmoronarse, es una cualidad del carácter, esta virtud se aprende por medio de las pruebas.

4- Las pruebas son la forma de Dios para mantenernos humildes. Nuestra naturaleza pecaminosa nos induce a pensar que somos los mejores, los más importantes; Dios utiliza las pruebas para bajarnos de esa nube rosada y ponernos en nuestro lugar.

5- Las pruebas son oportunidades para mostrar el poder de Dios. Si no hubiera pruebas, no habría oportunidades para que Dios manifieste su poder soberano.

Autor: David Logacho - La Biblia dice

“EL EXAMEN FINAL”


Hechos 17,11 “Estos eran mejores que los de Tesalónica, y recibieron el mensaje con mucha disponibilidad. DIARIAMENTE EXAMINABAN LAS ESCRITURAS para comprobar si las cosas eran así.”
Cada vez que medito y leo este pasaje bíblico, como que Dios me cuestiona: ¿Te diste cuenta que los primeros discípulos DIARIAMENTE LEIAN MI PALABRA?  Y luego escucho  una voz divina que dice en mi interior: ¿Estas leyendo la Biblia?  ¿Qué tiempo dedicas en hacerlo?
Un niño visitaba frecuentemente la casa de Tavito su vecino, el motivo de la visita era para hacer las tareas  y estudiar   juntos, ellos eran compañeros en la única escuela del pueblo.  El niño visitante  cada vez que acudía a estudiar con Tavito, observaba   una persona mayor, era la abuela de Tavito, que siempre  estaba  leyendo la Biblia.  El niño no  pudo contener la curiosidad y comenta a Tavito: Cada vez que vengo, veo a tu abuela  leyendo la Biblia. Y termina preguntando: ¿Tavito tu sabes Por qué lee tanto la Biblia? Tavito da una respuesta muy sabia diciendo: “Creo que se está preparando para el EXAMEN FINAL”

No hay que esperar  que los años pasen para leer la palabra de Dios, no esperemos estar  viejitos  para leer la Biblia. No hay que esperar lo último de nuestra vida para preparar el EXAMEN FINAL.
Aprovechemos el tiempo presente, invirtamos minutos y horas en preparar nuestro examen espiritual.

Las acciones cotidianas  generan  muchas preguntas, a lo largo de nuestra vida los enemigos del alma lanzaran muchas preguntas a nuestra mente y corazón, preguntas con la intención de hacernos dudar acerca de nuestra fe. Las respuestas únicas y verdaderas las vamos a encontrar en la PALABRA DE DIOS,  las respuestas  a los EXAMENES DE LA VIDA, estarán siempre a mano, están siempre disponibles en la Biblia: “Toda la escritura está inspirada por Dios, y es útil para ensenar, para corregir y para educar en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer siempre el bien”. 2da Timoteo 3,16-17

Me impresiona cuando leo en Hechos 17,11. “DIARIAMENTE EXAMINABAN LAS ESCRITURAS” y mas impresión me causa recordar que en ese tiempo la palabra de Dios no estaba como hoy plasmada en libros de todo tamaño. En ese tiempo solo se podía acceder a la palabra de Dios por los pocos pergaminos existentes.   Hoy tenemos la gracia de poder escoger que tipo de Biblia leer, hay diferentes versiones, de diferentes tamaños de letra, diferentes formas. En fin la Biblia esta hasta en los celulares y en el internet.  Hay miles y miles de maneras de poder encontrar las respuestas a las incógnitas de la vida.  No desaprovechemos el tiempo presente, todos los días y años de vida que Dios nos permite vivir son para prepararnos para “EL EXAMEN FINAL”  este se llevara a cabo cuando estemos ante el tribunal de Cristo (2da Corintios 5,10).

Apreciados amigos, el examen espiritual  más temprano que tarde o más tarde que temprano se llevara a cabo. ¿Qué estamos haciendo para preparar este examen?   Dios ha sido tan bueno con nosotros, que nos ha regalado ya las respuestas, estas las vamos a encontrar en la Biblia, de nosotros depende el invertir tiempo y más tiempo en encontrar las respuestas divinas que nos permitirán aprobar con éxito tanto el examen de la vida y el examen de admisión a la eternidad.

Oración: Señor gracias porque en este día me recuerdas que hay un examen,  Gracias por que  todas las respuestas las tengo disponible en la Biblia.  Señor quiero pedirte en este día la gracia de poder leer la biblia con frecuencia, Señor que yo pueda deleitarme  y emocionarme  conociendo todas las respuestas divinas que encontrare en tu palabra. Señor no permitas que me aplace en el examen de la vida, regálame la sabiduría necesaria para poder responder  con las acciones correctas, responder siempre con Fe, Esperanza y Amor.  Amen

Autor: Adhemar Cuellar

¿QUE HACER ANTE LA PREOCUPACIÓN?


- Debemos evitar la preocupación. Filipenses 4:6, se nos ordena, “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”
- Debemos traer todas nuestras necesidades y preocupaciones ante Dios en oración, en vez de preocuparnos acerca de ellas.
- Debemos impedir preocuparnos acerca de las necesidades físicas, como la ropa y la comida. Jesús nos asegura que nuestro Padre Celestial cuida de todas nuestras necesidades (Mt. 6:25-34).
¿Cómo vencer la preocupación?
- Dios quiere que vivamos ésta instrucción: “echando toda nuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de nosotros” (1 P. 5:7).
- Dios quiere que no nos agobiemos llevando el peso de los problemas y las cargas. Dios nos anima a entregarle todas nuestras preocupaciones y carga (Mt. 11:28-30).
- Dios quiere que sepamos que le importamos y se interesa por nosotros (Sal.103:13,14).
- Dios quiere que recordemos que ninguna preocupación es demasiado grande o pequeña para que no tenga Su atención (Is. 49:15).
- Dios quiere que le entreguemos nuestros problemas, y Él promete darnos Su paz, la cual sobrepasa todo entendimiento (Fil. 4:7).
¡Por tanto, no necesitamos preocuparnos por nada!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...