lunes, 5 de marzo de 2012

Los Demonios ¿De las regiones celestes o de la tierra??


Derek Prince
En el capítulo 2 señalé que la palabra griega para demonio (daimonion) se deriva de una palabra primaria, daimon. ¿Qué es, entonces, un daimonr La mitología griega, que en el mejor de los casos es un espejo fracturado, representa dos principales órdenes de "dioses" que habitan en las "regiones celestes". La más alta se llama theos (plural de theoi). La más baja se llama daimon.

Una función especial de los daimons aparentemente era asignar a cada ser humano el destino señalado por los theoi (los dioses en el nivel más alto). Son dominados y dirigidos por los"dioses" que están en el nivel más alto. Posiblemente, los theoi dirigían a los daimons, los cuales a su vez dirigían a los daimonions.


Puede ser difícil para aquellos que piensan sólo en inglés formar una imagen clara de esas tres órdenes de seres espirituales, porque al idioma inglés le falta el vocabulario necesario. Un theos se traduce fácilmente por un "dios" y un daimonion por un "demonio", pero no existe ninguna palabra inglesa obvia para la categoría inmediata, un daimon. En este libro, he escogido usar la forma transcrita daimon.

Es posible que las dos categorías de theoi y daimons se correspondan a lo que Pablo llama en Efesios 6:12 "principados y potestades" ['gobernadores y autoridades", NVI]. Ambos aparentemente residen en "las regiones celestes".

Por otro lado, el Nuevo Testamento parece retratar a los daimonions (demonios) como terrenales. No hay ninguna sugestión de que hayan descendido de las regiones celestes, o que suban a ellas.

En Mateo 12:43-44,Jesús da un cuadro de la actividad de un demonio:

Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos,
buscando reposo, y no lo encuentra. Entonces dice: volveré a mi casa de
donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.

No hay ninguna sugerencia de que el demonio descienda de las regiones celestes o ascienda a ellas. El verbo griego traducido como "anda por" es aparentemente usado sólo para el movimiento sobre el plano terrenal.

Los theoi, daimons y daimonions están unidos en una guerra sin tregua contra la raza humana. Bajo el dominio de Satanás, trabajan juntos para infringir a la humanidad toda forma posible de daño, engaño y tormento.

Supongamos por un momento que dos daimonions son espíritus que una vez han ocupado los cuerpos de miembros de alguna raza pre-adámica que llevaban una vida impía y pecaminosa. En su presente condición, con todo, no tienen ninguna manera de dar expresión a las varias pasiones y lujurias y a las emociones que desarrollaban en sus cuerpos anteriores. Se puede concebir que ellos pudieran encontrar algún tipo de liberación vicaria, viviendo sus lujurias, pasiones o emociones a través de cuerpos humanos. Esto explicaría una característica dominante de los demonios: su intenso deseo de habitar y obrar a través de la carne humana.

Precisamos recordar que la Biblia registra solamente la historia de la raza que descendió de Adán. En esta conexión, ella usa la frase hijos (descendientes) de Adán. Fue para redimir a los miembros de esa raza que
Jesús vino como "el postrero Adán" (1 Corintios 15:45). Si otras razas existieron antes de Adán, la Biblia no hace ninguna referencia explícita a ellas. En su libro Earth's Earliest Ages (Las Edades Primitivas de la
Tierra-1876, reimpreso por Kregel en 1975), G. H. Pember trata esta cuestión ampliamente.
Considero que esta teoría del origen de los demonios es una hipótesis posible, pero me satisface no seguirla más a fondo. Hay algunas cosas que Dios mantiene secretas (véase Deuteronomio 29:29), y es ridículo intentar husmear en Sus secretos.

Es posible que ninguna de las dos teorías sobre los demonios sea correcta- que no sean ni ángeles caídos ni espíritus incorpóreos de una raza anterior. Sin embargo, nuestro concepto de los demonios tiene un efecto
práctico en cómo tratamos con ellos. Me he enfrentado a muchos demonios de diferentes tipos, pero nunca he tenido la impresión de que estaba tratando con seres angelicales.

Por otro lado, he tenido un cierto número de contactos con ángeles satánicos a través de la oración intercesora y de la guerra espiritual, la cual podría ser descrita de la mejor manera en las palabras de Pablo en Efesios 6:12: "Porque no tenemos lucha contra sangre ni carne, sino contra...los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes".

El Nuevo Testamento no muestra aJesús ni Sus apóstoles "luchando" con demonios. Más bien, ellos confrontaban a los demonios (como he dicho en el capítulo 3) y ejercían la autoridad necesaria para expulsarlos.

Extraído del Libro "Echarán Fuera Demonios" de Derek Prince

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...