lunes, 24 de octubre de 2011

¿POR QUÉ COSAS DEBEMOS ORAR?


La oración es la principal clave principal para poder evangelizar efectivamente. Para orar efectivamente por las almas perdidas, tenemos que hacerlo como lo hizo Jesús y los apóstoles, "específicamente". 

Orar por la paz de los inconversos.

"En cualquier casa donde entréis, primordialmente decid: Paz sea a esta casa". Lucas 10.5

Jesús nos enseñó, que lo primero que tenemos que hacer cuando entramos a la casa de un inconverso, es orar por la paz de ese hogar. Para que podamos ganar a nuestros vecinos, a nuestra familia y a nuestros compañeros de trabajo para Cristo, debemos orar por la paz de Dios en ellos, en su hogar, en su familia y así, sucesivamente.

Orar por los obreros.
“Y les dijo: «La mies a la verdad es mucha, pero los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies»”. Lucas 10.2

Una de las cosas que el reino de Dios le hace falta hoy día, son obreros. Se necesitan personas disponibles que tengan la pasión y la compasión para ir a buscar al perdido. Nuestra oración diaria debe ser que Dios envíe obreros a aquellos que están perdidos.

Orar para que surjan las oportunidades de predicar el evangelio.
“Orad también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el ministerio de Cristo, por el cual también estoy preso…”. Colosenses 4.3

Nuestra oración diaria debe ser que Dios, sobrenaturalmente, nos abra puertas para que lleguen personas inconversas a nuestro camino, y que nos conceda citas divinas para hablarles de Jesús, ya sea en la oficina, en la iglesia, en el negocio, en la escuela, en la fábrica o en otros lugares.

Orar por la salvación de los pecadores.
”El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”. 2 Pedro 3.
  • Cada día, debemos orar para que Dios quite la venda de los ojos de los incrédulos y así puedan conocer la verdad y ésta los haga libres. ”…esto es, entre los incrédulos, a quienes el dios de este mundo les cegó el entendimiento, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. 2 Corintios 4.4 
  • Orar para que Dios alumbre el entendimiento de los impíos. Los impíos no entienden el evangelio porque están cegados por el enemigo.
Orar por denuedo para hablar del evangelio.
“Y ahora, Señor, mira sus amenazas y concede a tus siervos que con toda valentía hablen tu palabra…” Hechos 4.29

La palabra denuedo en el griego es “parresia”, que significa osadía, audacia, atrevimiento, intrepidez, valentía. Hay muchos creyentes que necesitan “parresia” hoy día.
Lo opuesto al denuedo es el temor. Hay personas que no se atreven a predicar el evangelio porque sienten mucho miedo de ser rechazados. Entonces, su oración debe ser dirigida a que el Señor le dé denuedo. Una de las armas que el enemigo usa para traer miedo o temor al creyente, para que no predique el evangelio, es la vergüenza. Pablo nos da un verso poderoso acerca de esto.

“No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación de todo aquel que cree, del judío primeramente y también del griego…” Romanos 1.16
Es necesario e importante orar para recibir denuedo para predicar, de esta manera, el poder de Dios nos respaldará.

Orar para que la Palabra corra libremente.
“Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, y para que seamos librados de hombres perversos y malos, pues no es de todos la fe”. 2 Tesalonicenses 3.1-2
 
Hoy día, el enemigo pone muchos obstáculos para que la palabra de Dios no sea predicada. Utiliza los medios masivos, tales como: la radio, la televisión, la prensa escrita, entre otros. Nuestro deber es orar para que la Palabra fluya a través de dichos medio y por todas las naciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...